En el punto de partida, entrevista a mi residente mayor

Buenas a todos. Soy Lucía Ávila Álvarez, residente de primer año del Centro de Salud Esperanza Macarena de Sevilla. Me gustaría aprovechar la entrada de este blog para contar mi experiencia como residente en estos meses y presentar a mi R mayor, María Sumariva Bernal.


El inicio de la residencia supone un auténtico punto de inflexión en la vida de cualquier médico. Cambiamos las aulas por consultas, los apuntes por pacientes y las horas de biblioteca por horas de guardia. Todos hemos sentido ese miedo que implica ser R1 y tener que enfrentarnos a nuestra primera guardia. Pero tranquilos chicos, se sobrevive.


Tan solo tenéis que tener un poco de confianza en vosotros mismos y paciencia. Con el tiempo iréis afianzando todos los conocimientos adquiridos con el estudio de todos estos años, los pondréis en práctica y os iréis adaptando al ritmo de trabajo de la consulta y del hospital. Pensad que todos hemos pasado por ahí, por el punto de partida.


Parece que fue ayer cuando yo misma buscaba información sobre la especialidad entre las entradas de este blog y ya han pasado casi 6 meses desde el inicio de la residencia...el tiempo pasa volando.Y el ritmo de aprendizaje y adaptación es igual de rápido.


Así que muchísima suerte en esta nueva etapa que vais a empezar, y enhorabuena por haber elegido esta maravillosa especialidad. Bienvenidos al equipo de la Medicina de Familia!!

Dicho esto, os dejo aquí la entrevista a María Sumariva, R4 de mi centro de salud. Una gran profesional, excelente persona y compañera inmejorable.

  • En primer lugar, una breve presentación…

Mi nombre es María Sumariva Bernal. Soy residente de cuarto año de la especialidad Medicina Familiar y Comunitaria.Tengo 28 años y nací en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz)..

Estudiar medicina siempre fue algo vocacional para mi ya que nadie en mi familia se dedicaba a ello. Desde pequeña me gustaba el área de la salud y no fue hasta después de selectividad que me decanté por cursar esta carrera. Es por eso que decidí venir a Sevilla para estudiar en su facultad, graduandome en el año 2014.

  • ¿Qué es lo que más te gusta de la Medicina de Familia? ¿Repetirías la elección?

El aspecto que más me gusta de la Medicina de Familia es que existe un contacto constante con el paciente durante todas las etapas de su vida. Sin duda repetiría la elección. Siempre me gustaron las especialidades generalistas y dudaba con Medicina Interna y Medicina Intensiva. El rotatorio de sexto de carrera me ayudó a descartar las otras opciones y darme cuenta de que mi lugar estaba dentro de la Medicina de Familia.

  • ¿Qué características crees que debe de tener un buen Médico de Familia?

Creo que un médico de familia además de tener conocimientos teóricos extensos debe tener empatía. Aprender a escuchar al paciente es algo fundamental en esta especialidad. En ocasiones, también hay que saber tener paciencia. Todo esto son herramientas imprescindibles para conseguir una correcta relación médico-paciente.

  • ¿Cuál crees que son los aspectos más negativos de nuestra especialidad?

La elevada carga asistencial y los aspectos burocráticos que ocupan una parte importante de nuestro tiempo en consulta.

  • ¿Por qué elegiste el Centro de Salud Esperanza Macarena?

Tuve una muy buena sensación tras la visita guiada que nos organizaron el primer día así que decidí elegirlo. El ambiente de trabajo es muy bueno contando con un equipo integrado tanto por médicos jóvenes como otros más veteranos. Las tutoras están totalmente volcadas en la formación de los residentes. Estoy encantada con mi centro de salud. No lo cambiaría por ningún otro.

A pesar de esto, he de decir que aunque la elección del centro de salud es algo importante y parece complicado, todos los residentes están muy contentos con su centro. En todos ellos hay buenos tutores y no existen grandes diferencias entre centros. Así que sea cual sea vuestro centro, será una buena elección.

  • ¿Qué consejo darías a los futuros residentes de la especialidad?

Mi consejo es que disfruten de la residencia al máximo. Es importante estudiar para tener una buena formación teórica, pero la residencia implica muchas más cosas. Es una etapa de nuestra vida en la que conoces a mucha gente nueva, vives nuevas experiencias y maduras en el terreno personal y profesional. Los vínculos que se crean en esta etapa permanecen durante toda la vida. Tus compañeros pasan a ser tu “pequeña familia”.


Posts Destacados
Posts Recientes