Entrevista a mi tutor: Fernando Fabiani


El Dr Fernando Fabiani es tutor de residentes y médico especialista en Medicina Familiar y Comunitaria del Centro de Salud Montequinto.

Háblanos un poco sobre ti: ¿de dónde eres? ¿dónde estudiaste? ¿por qué elegiste medicina? Soy de Sevilla, estudié en el colegio de Los Padres Blancos en la zona de Triana en los Remedios. Lo de estudiar medicina surgió como algo vocacional, sin antecedentes familiares. Tengo un tío pediatra y mi padre trabajaba en el hospital aunque no era médico. No es algo que pensara desde pequeño, casi terminando el instituto me empezó a interesar la parte sanitaria y me pareció algo atractivo. A día de hoy creo que acerté.

¿Cuándo te decidiste por medicina de familia? Cuando entré en la carrera tenía claro que me gustaba la medicina general, no me llamaba laatención nada concreto ni subespecializado. No tenía visualizado medicina de familiaespecíficamente pero tampoco ninguna otra. A partir de la segunda parte de la carrera, cuandoempecé en el hospital sí lo empecé a vislumbrar más. Tenía mis dudas entre medicina interna o familia, si me gustaba más la atención primaria o el hospital, pero lo que sí sabía que sería algo muy amplio. Al final tuve alguna duda incluso con pediatría pero conforme fui acabando sexto me decidí por la medicina de familia.

¿Qué características crees que deben definir a un buen médico de familia? ¿Cuál crees que es la fundamental? Características del médico de familia creo que son, en primer lugar, la comunicación. Creo que es la herramienta fundamental asumiendo que estás preparado técnicamente como médico. Utilizar bien la comunicación con todo lo que significa: tanto recibiéndola (siendo capaz de entender lo que te dice el paciente, de ponerte en su lugar…), como dándola (explicar y transmitir el mensaje que queremos al paciente). Otras cualidades importantes son la gestión del tiempo, el ser conscientes de la longitudinalidad: saber que tenemos tiempo para diagnosticar y que no tenemos que hacerlo “ya”. Es importante la habilidad para gestionar bien los recursos no sólo desde el punto de vista económico sino para evitar el abuso de pruebas. Y es importante el asumir que no siempre podemos diagnosticar. Tenemos que estar preparados para no diagnosticar y no medicalizar en exceso. Desmontar de alguna manera la “programación” que nos hacen en la carrera de que al paciente siempre hay que diagnosticarle y tratarle. Hay veces que no se diagnostica y veces en las que no se trata.

¿En qué crees que se sustenta una buena relación médico-paciente? Creo que se basa en la confianza bidireccional. Si el paciente confía en su médico significa muchas cosas: lo que le diga su médico lo va a creer y le va a transmitir tranquilidad. Y lo que también significa es que en algún momento de malentendidos o desencuentros, fruto de esa confianza, tanto uno como otro van a conseguir aclararlo. Si no existe esa confianza lo demás se rompe. Yo suelo decir que si no confías en tu médico lo mejor es cambiarte. Lo que uno busca en su médico de familia es que, si al ir a consulta, éste le dice “eso no es nada”, se quede tranquilo (asumiendo que se pueda equivocar). Hablamos de confianza y creo que sin ella, esto no funciona. A pacientes que veo que no confían en mí les pido que se cambien de médico. No por mí, sino porque creo que no les sirvo.

¿Crees de los médicos de familia podemos estar expuestos al “Burn-out” por la alta demanda clínica y el gran volumen de pacientes que se ven en un mismo día? Creo que tenemos una carga laboral muy alta frente a otros médicos que trabajan a otros niveles asistenciales pero también que el “quemarte" es una cuestión interna personal, depende de muchas cosas y es responsabilidad nuestra. Hay cosas que nos perjudican y otras que nos benefician: la consulta es muy variada, lo cual es contrario a quemarte. Yo me quemaría más viendo todo el día esguinces de tobillo. Pienso que tenemos más ingredientes para estar quemados como puede ser la alta demanda asistencial, pero tenemos otros muchos para no estarlo: conocemos a muchos pacientes, muchos de ellos acuden por consultas no-patológicas, tenemos consulta de embarazo y una gran variedad de patologías. Entonces creo que es responsabilidad nuestra llenar la consulta de cosas que nos llenan y ser conscientes de que hay muchas cosas positivas y que si es así, al final no te quemas. El que quiere quemarse encuentra motivos para hacerlo y el que no quiere, también.

¿Crees que sería beneficioso para la atención primaria algún cambio en la sanidad pública? Un dato fundamental que decimos siempre es aumentar el tiempo por consulta. Creo que si tuviésemos diez minutos para pasar consulta, el paciente se iría mucho mejor y nosotros llevaríamos mucho mejor la gestión de la consulta. El tiempo es una herramienta fundamental. Mucho más que poder hacer más pruebas. El tiempo es la herramienta esencial que deberíamos pedir. Si no se puede haremos como hasta ahora: “pasar” del tiempo y dedicar el necesario, procurando que no se demore mucho la consulta.

#FernandoFabiani #CentrodeSaludMontequinto

Posts Destacados
Posts Recientes
Archivos
Búsqueda por etiquetas
Follow Us
  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Google+ Social Icon