Mi experiencia como residente en el centro de salud Príncipe de Asturias - Utrera Norte


Me llamo Antonio Vizcaya y soy R1 de familia del centro de salud de Utrera Norte y me gustaría compartir mi experiencia de mis primeros meses como R1 en el centro de salud en época de pandemia.


La acogida en el centro de salud ha sido muy buena desde el primer día, tanto los tutores, adjuntos, enfermería, administración y los distintos trabajadores del centro son encantadores y se preocupan porque aprenda y se ve que hay muy buen ambiente de trabajo en el centro. La acogida por parte de los residentes de años superiores me ha parecido inmejorable y me han enseñado mucho y me han guiado en mis primeros pasos como R1.


Este año por la pandemia el aprendizaje en el centro de salud se ha visto muy afectado. En mi mente iba a explorar mucho y realizar muchas historias clínicas pero por la situación las consultas han pasado a ser telefónicas y son pocos los pacientes presenciales a los que veía, lo cual puede desmotivar un poco pero aún así siento que he aprendido mucho aunque no haya vivido el día a día habitual del centro.


Un miedo que tenía era no “soltarme” con los pacientes a la hora de hacer las historias y explorarlos, ya que casi todo era telefónico. Luego me di cuenta de que con la cantidad de pacientes que acuden en Urgencias de Valme en un par de guardias ya perdí ese miedo.


La relación con mi tutor es muy buena, es encantador y se preocupa por enseñarme. Además realiza infiltraciones y cirugía menor de lo cual puedo aprender mucho y pienso que es muy útil.


En estos meses he aprendido a realizar partes de incapacidad temporal, derivaciones, solicitar pruebas de imagen y analíticas, sacar sangre, infiltrar, muchísimos fármacos y sus nombres comerciales que tanto usan los pacientes, incluso colores y formas de las pastillas. Aunque no haya visto muchos pacientes presenciales eso no significa que no me hayan enseñado exploración, como la neurológica, de rodilla, hombro, abdomen, etc. De cada paciente presencial que había pude aprender algo nuevo.


Las consultas telefónicas las he notado frías, imagino que es normal porque a nadie le gusta que le atiendan por teléfono y menos si es por temas de salud. No sólo no les gusta a los pacientes, si no que tampoco nos gusta a nosotros. Aún así he aprendido de ellas e incluso he atendido yo a pacientes en una consulta a parte preguntando siempre a mi tutor las dudas.


La experiencia de estos primeros meses en el centro de salud ha sido muy positiva a pesar de la situación, y estoy deseando que se resuelva la pandemia para poder disfrutar de la atención primaria en mi centro, el cual volvería a escoger sin dudarlo.



Posts Destacados
Posts Recientes