Si te gusta lo sabrosón, dale:

Buenos días Familia, resulta que tenemos que hacer una entrada en este maravilloso blog, vástago predilecto de José Luis. No me suele gustar que me fuercen a hacer este tipo de cosas porque me parece que podrían ser actividades más típicas de la carrera que del curro, pero bueno, tal y como le dijo una paciente a mi tutora el otro día, “está bien educao el niño”.


En mi caso la reflexión va a tratar sobre mi experiencia como R1 (ya sé que solo llevo 5 meses, pero menos da una piedra), yo cogí familia por la sencilla razón de que no me dio para otra cosa, ya está, besos y que os vaya bien. No ome no, esa no es toda la razón, antes de hacer el MIR yo pretendía otras especialidades, pero al hacerlo y ver el resultado no me quedó otra que encararlo como venía, de manera que empecé a plantearme familia como mi especialidad más allá de una hipótesis lejana tal y como la había concebido hasta entonces.


El siguiente paso en mi biografía aquel momento era elegir un sitio al que irme, mi número daba para familia de sobra pero tenía que pensar dónde y cómo, otra persona normal lo hubiera meditado largo y tendido, habría visitado otros hospitales y habría hecho un metaanálisis al respecto de las distintas posibilidades, pero yo, tan normal que rompo el baremo, lo dejé todo para un precioso 13 de Mayo en el Ministerio de Sanidad, esperando para elegir hasta que solo hubieron 10 personas delante de mí, yo me iba a ir a Madrid o Valencia (os podría escribir esto en catalán si quisiera) pero cuando me subí al estrado pensé en tirarle para casa, estudié en Sevilla aunque sea de otra ciudad (si queréis saber de cual poneos guapos y preguntadme), así que me vine a pasar calor a un sitio que ya conocía.


Al principio todo es un poco desconcertante, porque tienes que cambiar de piso o incluso de ciudad, porque quieres vivir en el centro, quieres hacer muchos amiguis nuevos cuando llegues y vasilal un poquito, todo esto además de trabajar. Eso hice yo, elegí Macarena y me fui a vivir a la Alameda con un amigo R2 de interna, mejor elección ever, comida buena, cerca del trabajo y joder sí, en la Alameda, cerca de todo, así que aquí va mi primer consejo, vais a ganar dinerico, así que no seáis tiesos e iros a vivir a una zona buena para la gosadura y si sois de los derrochadores, iros solos, no compartáis, que ya tenemos una edad.


Luego vino otro momento importante, yo había escogido Macarena tanto por vivir en la Alameda como porque mi número me permitía elegir centro de salud, así que me propuse ir a visitar todos los que pudiera como un chico responsable, os diría que los visité todos, pero la realidad es que solo fui a los dos que nos enseñaron el primer día, el resto de ocasiones preferí salir a cafrear por Sevilla, mea culpa. Al final escogí el que quería, el magnífico centro de salud del Alamillo, donde tuve la suerte de poder quedar tutorizado por una mujer estupenda.


Vistos ya hospital y centro de salud, cabe destacar que una cosa que me resultaba interesante de Macarena es que era un hospital grande sin llegar a ser una ciudad sanitaria como lo es el Virgen del Rocío (donde yo estudié), de manera que sabía que me iba a enfrentar a guardias duras. Pues bien, fue peor de lo que pensé, sobre todo hasta que me dí cuenta de que no pasa nada por equivocarse, que todos nos aferramos a la vida y que lo ideal en todo esto es que las cosas te resbalen, tampoco demasiado que os veo venir, picaruelos. Si bien es verdad que lo mejor de las guardias no es trabajarlas, si no cobrarlas, te las pagan a mes vencido, es decir, las de Junio las cobráis en Julio junto a la parte fija del sueldo de Julio y os digo, esto es el SAS, cuentan las leyendas que es un ente público, pero como toda empresa, prefiere no pagarte, así que importante que reviséis vuestras guardias y las horas que os pagan, porque siempre que se equivocan es en vuestra contra, si detectáis impagos pedid el número al que llamar por el grupo grande de Familia y os responderán 80 personas al unísono.


Hablado todo lo del hospital, centro de salud y zona a la que irse a vivir, voy a decir cosas interesantes de la ciudad. Allá vamos: tenéis que contratar Sevici, es lo mejor que hice en mi tercero de carrera, sacad la tarjeta de Tussam para moveros por Sevilla y la del Consorcio para las guardias en los pueblos.


Aprovechad para salir por los pubs de la alameda, id al Salvador y a Chile, salid mucho, que sois R1 y ahora no tenéis casi mano en los centros de salud, menos aún en el hospital, tened paciencia con todos los viajes que tendréis que hacer para los cursos de distrito (queman tela), sed buenas personas y quereos entre vosotros, importante que además de iros de fiestuqui entre los familiers, también bailéis dembow con gente de otras especialidades, porque son tan maravillosos como vosotros y están deseando que les digáis hola, no seáis tímidos, vais a vivir una etapa muy guapa de disloque y de planteamiento sobre vuestro futuro porque os hacéis viejos, sí, sed realistas. Para cuando leáis esto yo tendré por lo menos 27 tacos.


Es importante también que os deis cuenta de lo mala que está la Cruzcampo, de que salgáis a correr por Torneo a la vera del Guadalquivir una tarde de septiembre, que os gastéis vuestro sueldo de residente en lo que más os ha apetecido siempre, que vayáis a comer a los deliciosos bares y restaurantes que tiene la ciudad, que veáis el Alcázar y las setas, que vayáis a Punta Umbría o Chipiona (las mejores playas de Sevilla). En fin, que los paséis bien.


Sin más ni más, aquí me tenéis para vuestras cuestiones existenciales, buscad a un calvo con barba (o no) pelirroja que parece guiri, al que si lo pilláis con una cerveza se os presenta como James. Para dudas médicas mejor a otro de los 18 de mi promoción.


Un kiss, Antonio Baena Jalao

Posts Destacados
Posts Recientes
Archivos
Búsqueda por etiquetas
Follow Us
  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Google+ Social Icon